Historia del Mercado Agrícola de Montevideo:
Montevideo nace y se funda como ciudad fuerte, a los efectos de detener el avance de los portugueses, ya que en ese entonces era una colonia Española. Los primeros pobladores se instalan en lo que conocemos hoy como Ciudad Vieja, era una ciudad fortificada y uno de los vestigios que quedan de ella es la Puerta de la Ciudadela que data de 1742. Las plazas conocidas en ese entonces eran grandes espacios abiertos donde se comercializaba frutas y verduras, y toda clase de productos, lugares de encuentro y de charlas.
 
 

Las primeras frutas y verduras que llegaron a Montevideo fueron de la zona del barrio del Prado, hoy barrio residencial, recuerdo de grandes casa quintas de descanso, que supo ser  el punto de encuentro de la clase alta montevideana. En el correr del año 1829, la ciudad se fue expandiendo, se derriban las murallas que rodeaban la ciudad y ésta comienza a extenderse más allá de los ejidos.
 
En 1866 el gobierno consigue la donación de importantes predios cerca de donde está hoy el Palacio Legislativo, allí se instala una importante plaza que se denomino “Plaza de las Carretas”, en ella se comercializaba toda clase de productos frescos provenientes de las zonas aledañas en ese entonces rurales y de interior del país.
 
La idea de crear un Mercado fue tomando forma, dadas las exigencias de higiene y salubridad que se comenzaron a exigir a nivel mundial.
 
Es así que en 1903 cinco ciudadanos deciden donar parte de sus terrenos con diferentes ubicaciones convencidos de la necesidad de tener un Mercado Agrícola adecuado a las necesidades de la época y con los últimos adelantos en la materia.

La Junta Económica Administrativa fue la encargada de decidir entre las cinco propuestas y es así que en 1905 el municipio publica las bases de un llamado a concurso para la construcción de un mercado mayorista, en el predio donado por el Sr. Carlos Crocker, que era un hacendado del Departamento de Soriano y miembro fundador de la Asociación Rural del Uruguay.
 

Las condiciones del llamado exigían:
Economía de los medios
Rigurosa higiene
Amplio espacio interior a los efectos de asegurar el tránsito vehicular, dado el fluido y voluminoso acopio de producción agrícola.

 
El proyecto seleccionado fue el de los Arquitectos Antonio Vázquez y Silvio Geranio.
 
La piedra fundamental se coloca en 1906 y se comienza su construcción, que se extiende hasta 1912, con la habilitación definitiva del edificio para funcionar en 1913, aunque la inscripción en el acceso al edificio por José L. Terra, figure 1910.
 
En el año 1999, es declarado Monumento Histórico Nacional.
 
En años posteriores el Mercado sufre dos ampliaciones, una en 1929, según los planos del Arquitecto Bueaventura Addiego, quien incorpora cámaras frigoríficas y otros servicios sobre la calle Juan José de Amezaga, lo que modificó el aspecto exterior del edificio en ese sector.
 
Una segunda ampliación se realiza en 1945 de acuerdo al proyecto del Arquitecto Ricardo Fernández Lapeyrade, quien propone construir un bloque simétrico similar al anterior, pero sobre la calle Martín García, este último se demolió y es donde está hoy el estacionamiento.
 
La obra ha sido estimada en su origen como el mercado más vasto y arquitectónico de América Latina en su género. Es el último de los grandes mercados construidos en hierro en Montevideo, que cuenta además con el Mercado de la Abundancia, ubicado en el centro de la ciudad, y el Mercado del Puerto ubicado en la Ciudad Vieja.
 
Sobre el ingreso de la Calle José L. Terra, se puede apreciar, las columnas, el basamento y la mampostería con su ornamentación y sus molduras de corte modernista por ejemplo rosetones, curvas, arabescos, almohadillados, este muro que da sobre la calle Martín García ha sido reconstruido como era originalmente.
 
La gran carga decorativa del edificio se encuentra en la entrada de José L. Terra, un delicado trabajo realizado en cerámica policroma europea, única en el Mercado, donde luce en su parte central el escudo de Montevideo, rodeado de motivos florales. También se puede apreciar en el centro el torreón estilo campanario rematado en una aguja, donde también es posible apreciar una rosa de los vientos y una veleta.
 
El edificio original, posee además en sus cuatro esquinas falsos torreones que también culminan en una aguja.
 
En el interior del techo se puede visualizar que su aspecto arquitectónico se resuelve en base a dos rectángulos concéntricos de ejes coincidentes. La obra saca partido interior y exteriormente de la formalización estructural, en la que se logra un espacio de bastas proporciones y de gran riqueza, donde las transparencias lumínicas juegan un importante papel.
 
La gran estructura de hierro posee una superficie de 5.867 metros cuadrados. Las entradas están adornadas con cabezas de ganado vacuno. Los grandes pilares, sostienen un techo compuesto por varios otros techos a la vez, separados en tres anillos, que se quiebra en perfectas proporciones, permitiendo la ventilación e iluminación del interior desde las alturas.
 
En el techo la estructura de tirantería, madera y lambrices fue sustituida en su totalidad por piezas de idénticas dimensiones, colocadas en la misma posición que las primitivas.
 
Las chapas originales ya habían cumplido su función y fueron sustituidas por chapas aluminizadas de idéntico tamaño y forma de sujeción.
 
El muro se remata en una balaustrada con vitrales, y en el caso de los parteluces, se optó por vidrios enteros serigrafiados a franjas, esto permite una mejor hermeticidad del recinto, regulando el ingreso de luz solar y evitando el ingreso del agua de lluvia.
 

El actual Mercado Agrícola de Montevideo:
 
El Gobierno Departamental, tomo la firme decisión de recuperar el Mercado Agrícola como el epicentro para el fomento y recuperación del barrio Goes. En setiembre del 2006 la Administración Departamental recupera la Gestión del Mercado Agrícola y junto con él recibe la preocupante situación social en que se encontraba la zona.
 
Existía la necesidad de conocer el problema de índole edilicio, por lo que se solicito la colaboración de AECID para la contratación de la Empresa Vasca “Labein”, con el objetivo de evaluar científicamente la restauración.
 
La Junta de Andalucía contribuyó a la realización del “Plan Parcial de Ordenamiento y Recuperación del Barrios Goes”.
 
La Intendencia Departamental de Montevideo y el Fondo Multilateral de Inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo firmaron con fecha 8 de noviembre de 2008 un Convenio para ejecutar la Cooperación Técnica no-reembolsable ATN/ME – 11129-UR “El Mercado Agrícola de Montevideo como elemento crítico para la dinamización socioeconómica del Barrio de Goes”
 
El objetivo específico del proyecto es el de desarrollar un modelo comercial competitivo para el Mercado Agrícola de Montevideo que le dé una viabilidad operativa y funcional en la que se fortalezcan y promuevan empresas comerciales. Para el logro de estos objetivos, el Proyecto desarrolló los siguientes componentes: 1) Fortalecimiento del Ente Gestor y Rediseño del Mercado; 2) Competitividad de los Comerciantes; 3) Dinamización Comercial del Mercado.
 
Se suman además intervenciones en la zona de otros programas como ser: el Programa de la Unión Europea, a través del “Programa Renová Goes”, enmarcado en el “Plan Viví Goes”, el cual llevaría a cabo un plan de obras para el restablecimiento de la zona, entre varias medidas se incluía un fondo de mejoras y préstamos para refacción de viviendas de la zona y el Proyecto Habitar Goes de la Comisión Europea – Programa Urb-AL III, que tiene por objetivo general la revitalización socio-urbana y articular políticas hacia la integración social en áreas centrales degradadas.
 
Posteriormente, el sector privado y empresas minoristas de primer nivel de Uruguay, apostaron al emprendimiento y actualmente están instaladas comercialmente en el renovado MAM – Mercado Agrícola de Montevideo.
 
 
SEGUINOS
CONTACTO
  Lunes a Domingo de 9 a 22hs.
  José L. Terra 2220 | Montevideo, Uruguay
  Atención al cliente
    Tel. (+598) 22009535
  Administración
    Tel. (+598) 22008879